Y si ya conocemos nuestro destino y aún así lo recorremos como autómatas.
Como un actor que se mete en la piel de su personaje 
y que parece no conocer el desenlace de sus conflictos. 
Así se comporta el hombre ante sus sueños. 
Sabiendo que son irreales y aún así no pudiendo evitar
hacer todo lo posible por intentar alcanzarlos.
Disfrutar el último número de Opticks, que cumple ya la veintena… Felicidades Opticks!
http://www.opticksmagazine.com/numero20/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.